Frutas de otoño

Aguacate: Este súper alimento ayuda a tu corazón, ya que reduce
el nivel de colesterol, es anticancerígeno e incluso nos ayuda
a adelgazar. Así que olvida los antiguos mitos, porque comiendo
aguacate de forma controlada aceleramos nuestro...
Aguacate: Este súper alimento ayuda a tu corazón, ya que reduce
el nivel de colesterol, es anticancerígeno e incluso nos ayuda
a adelgazar. Así que olvida los antiguos mitos, porque comiendo
aguacate de forma controlada aceleramos nuestro metabolismo y
nos ayuda a saciarnos.
El aguacate es una fruta que no solo está rica, sino que además
es todo un aliado de belleza. Las culturas de la antigüedad, como
la azteca, ya conocían sus beneficios. La piel, el pelo e incluso
el pecho agradecen, y mucho, sus aminoácidos.
La respuesta que estabas esperando para nutrir y fortalecer tu cabello
se llama aguacate. Lo nutre desde dentro y ayuda a su regeneración.
Su aceite, aplicado regularmente sobre el cabello, también es todo un
aliado para conseguir un brillo y una textura soñada.
Precisamente el aceite de aguacate es un básico para eliminar células
muertas de la piel. Sus propiedades hidratantes penetran más fácilmente
que el resto de aceites vegetales y además suaviza la piel. Estos beneficios
contribuyen a un retraso del envejecimiento, ya que su alto contenido en
Vitamina C, beta caroteno y potasio tersan y reconstruyen la piel desde dentro.

Arandano Azul: Los arándanos son unas frutas muy populares, tanto por su sabor
como por sus grandes beneficios para la salud, ya que es, entre otras cosas,
uno de los mejores alimentos antioxidantes. Los árboles que dan arándanos son
arbustos que contienen esta fruta en forma de baya, que puede ser de dos
variedades: roja y azul.
Se trata de un potente antiséptico que resulta ideal para hacer frente a infecciones.
Es también un buen remedio para la memoria y como hemos señalado se ha llegado a utilizar
para evitar la degradación de las funciones cerebrales en casos como la enfermedad de
Alzheimer. Los últimos estudios avalan que puede mitigar o prevenir la neurodegeneración.
Distintas situaciones personales pueden provocar el que se generes estrés en nuestro cuerpo.
A partir de este momento se hace necesario un aporte mayor de antioxidantes que eviten
el debilitamiento general del cuerpo y que se conviertan en aliados para recuperar la energía perdida.

Arándano rojo: Resultado de imagen de propiedades del arándano rojo
El Arándano Rojo es muy rico en vitamina C y polifenoles antioxidantes. Gracias a su composición,
tiene una alta acción bactericida tanto a nivel digestivo (desde la boca hasta el estómago),
así como una alta protección contra las infecciones urinarias.
También es muy bueno para la difucsión erectil de los hombres.

Plátano o banana: Los plátanos o bananas poseen excepcionales propiedades nutricionales.
Esta fruta tiene más que merecida su fama de super-alimento por lo completo que es,
además de por su delicioso sabor dulce.
Hace más de 2000 años ya se cultivaba el plátano en Asia, más concretamente en Malasia
y la India. De estas regiones pasó a África a través de Madagascar y los españoles
lo llevaron hasta América.
Propiedades nutricionales del plátano:
Posee vitaminas A, C, B1, B2, B6, B9 (ácido fólico) y E. Son ricos en fibra.
Tiene minerales como el potasio, magnesio, calcio, selenio, zinc e hierro.
Contiene Triptófano, un aminoácido esencial. Posee hidratos de carbono simples y complejos.
Al tener hidratos de carbono complejos no provoca los picos o subidas de glucosa en sangre
y mantiene la energía durante más tiempo al absorberse más lentamente.
Es una fruta muy saciante, indicada por tanto para personas que vigilan su peso.
Por cierto, el plátano tiene fama de engordar por aportar muchas calorías y por eso
algunas personas que quieren adelgazar o vigilar el peso no lo consumen tanto como debieran.
Bien, pues una buena noticia y te diré que 100 gr de plátano aportan unas 80 calorías
(100 gr de manzanas contienen unas 60 calorías), ¡así que no dejes de disfrutar de esta nutritiva fruta!

Brevas: Poseen gran cantidad de agua y son ricos en hidratos de carbono (sacarosa, glucosa, fructosa),
por lo que su valor calórico es elevado. Destaca su riqueza en fibra; que mejora el tránsito intestinal,
ácidos orgánicos y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, este último de peor
aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente
de dicho mineral. En cuanto a otros nutrientes, contienen una cantidad moderada de provitamina A,
de acción antioxidante. Este nutriente se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme
éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello,
las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener
propiedades antioxidantes. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso
nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera
de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos,
forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Higos: Son beneficiosas para personas con afecciones del corazón, hipertensión, etc.
debido a su alto contenido en potasio y a la vez bajo en sodio. – Por su elevado
aporte en fibra, las brevas e higos son muy beneficiosas para mejorar el tránsito
intestinal, así como los casos de estreñimiento.

Cerezas: Las cerezas, por su contenido en fibra y sustancias antioxidantes,
pueden ser un fruto ideal para incorporar a una dieta para adelgazar.
Por ello, si te apetecen las cerezas, porque no aprovechar sus propiedades
y realizar una dieta depurativa, que te permita perder algunos kilos de más.
Las cerezas se utilizan también con diferentes usos terapéuticos, y para el tratamiento de belleza.

Ciruelas amarillas: Las ciruelas, en especial la ciruela pasa o seca, son buenísimas para combatir estreñimiento y otros trastornos intestinales.
-Ayuda a reducir el colesterol de la sangre.
-Contiene gran cantidad de potasio,lo que contribuye a eliminar líquidos corporales, evitando la molesta retención de líquidos.
-Protege contra problemas cardiovasculares.
-La ausencia de grasa, su gran riqueza en ácidos grasos y elevado contenido en potasio resulta muy importante para el tratamiento de la hipertensión arterial.
-Es rica en fibra, fosforo, hierro, sodio, magnesio, agua, calcio, cobre, cinc, selenio, vitaminas A,C, B1, B2, y Niacina.
-El jugo de la ciruela fresco es ideal para las malas digestiones.
-Tiene un efecto positivo en las concentraciones de acidos biliares,lo que previene el cancer de colon.
-Contiene cobre que reduce el riesgo de formacion de coagulos en la sangre.
-Contiene boro, mineral que ayuda a las mujeres menopaúsicas a retener estrógenos, hormona indispensable para la adecuada absorción del calcio.

Ciruelas amarillas.
Son muy útiles para el sistema digestivo, ya que aportan fibra y sorbitol,
por lo cual es usada para tratar problemas de estreñimiento.
También como dijimos antes contienen vitaminas y minerales que nos sirven
para fortalecer el organismo. Ademas no contienen grasas saturadas y son bajas en calorías..
Abundante Vitamina C, por lo cual sirve como antioxidante natural.
Consumir diariamente una o más ciruelas ayuda a mejorar el sistema
inmunológico ante inflamaciones, agentes patógenos y radicales libres.
La ciruela amarilla posee abundante Vitamina A y beta caroteno, muy
buena para la salud de la piel, las membranas mucosas y ademas para la vista.
El consumo diario o frecuente de esta fruta, ayuda a prevenir el cáncer de pulmón
y el cáncer de boca.
Ayuda a combatir el envejecimiento de los organismos de nuestro cuerpo.
También además de lo ya mencionado, posee Vitamina K que ayuda a prevenir el
Alzheimer en ancianos y mejora la coagulación sanguínea.
Rica en Vitamina B que ayuda a mejorar el metabolismo.


Ciruelas rojas:
Mejora el Alzheimer en ancianos y mejora la coagulación sanguínea.
Contienen vitaminas A, C, B1, B2, B3, E y K.
Poseen minerales como el fósforo, hierro, sodio, magnesio, calcio, cobre, boro o zinc.
Los flavonoides que contienen las ciruelas poseen acción antioxidante que
combate los radicales libres. Son ricas en fibra y poseen gran cantidad de agua.
Son diuréticas y evitan la retención de líquidos. Nos protegen ante enfermedades cardiovasculares.
Evitan la hipertensión y la arterioesclerosis. Evitan los trastornos intestinales.
Fortalecen el sistema inmunológico. Favorecen la buena visión y el cuidado de los ojos.
Facilitan las buenas digestiones de los alimentos. Las ciruelas combaten la anemia.
Previenen la formación de coágulos de la sangre. Depuran el hígado, los intestinos,
los riñones en especial y en general todo el organismo.
Favorecen la buena salud del cabello, la piel y las mucosas.
Cuidan el sistema respiratorio y están muy recomendadas para la bronquitis o
para expulsar mucosidades de los pulmones.
Facilitan el buen funcionamiento del sistema nervioso. Nos ayudan a eliminar toxinas.
Están recomendadas en las dietas de adelgazamiento y para perder peso.


Ciruelas negras: Las ciruelas secas no sólo protegen tu cerebro de los daños que pueden
provocar los radicales libres, sino que también ayudan en la prevención de enfermedades
crónicas como las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Las ciruelas pasas y las
ciruelas normales contienen altos niveles de fitonutrientes llamados fenoles.
Contienen una cantidad particularmente alta de dos Fito nutrientes únicos llamados ácido
cloro génico y neoclorgénico. Numerosos estudios muestran que estos Fito nutrientes ayudan
a prevenir el daño a las células, en particular, cuando se trata de la oxidación de
moléculas de grasa en el cuerpo. Dado que todas nuestras membranas celulares, así como
las células cerebrales, se componen en gran parte de grasa, estos son unos fitonutrientes
importantes a tener en cuenta en nuestra dieta diaria. Estos compuestos también tienen la
capacidad de inhibir la oxidación del colesterol LDL, por lo que los convierte en un factor
importante en la prevención de enfermedades crónicas.

Ciruelas verdes: Laxante natural: Gracias a su gran aporte de agua, fibra y de derivados
de la hifroxifenilxantina, sustancias que estimulan la actividad de los músculos del colon.
Las ciruelas constituyen un laxante ideal para todas las personas, especialmente para los niños,
los ancianos y las mujeres embarazadas, que con frecuencia presentan estreñimiento.
Ayuda a adelgazar: La fibra soluble de las ciruelas, además de mejorar el tránsito intestinal,
tiene la capacidad de retener agua, por lo que se hincha en el estómago formando un gel,
lo que reduce la velocidad de vaciamiento gástrico y la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
Esto las convierte en frutas útiles en regímenes de adelgazamiento, ya que su consumo produce
sensación de saciedad, aunque consumidas con mesura, por su abundancia de hidratos de carbono,
lo que también han de tener en cuenta las personas que tienen diabetes.
Ayuda a controlar el colesterol: Además, la fibra soluble forma un gel viscoso que fija la grasa
y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias. Esto es positivo
en caso de hipercolesterolemia.
Poder antioxidante: Gracias a su aporte de provitamina A (más abundante en las de color oscuro)
y vitamina E (interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad).
La ciruela también es muy rica en antocianos que le proporcionan su color característico
y una acción antioxidante y antiséptica (ideal para combatir procesos infecciosos y el
efecto dañino de los denominados “radicales libres”)
Por su alto contenido en agua, potasio y ácido málico (alcaliniza la orina) posee un efecto
diurético beneficioso en caso de hiperuricemia, gota, hipertensión u otras enfermedades asociadas
a retención de líquidos.
Las ciruelas pueden utilizarse para preparar confituras, mermeladas, gelatinas, y
deliciosas salsas agridulces que acompañan carnes y crepes. También se pueden utilizar
secas (ciruelas pasas) que se consumen al natural, cocidas o como acompañamiento de diferentes platos.
También nos irán muy bien si padecemos cálculos de riñón provocados por ácido úrico. En cambio si
son formados por oxalato cálcico podemos empeorar ya que pueden formar sales con ciertos minerales
como el calcio.
Buena contra la retención de líquidos: Eso es debido a que son ricas en potasio. El consumo de
ciruelas se ha de hacer con moderación en caso de insuficiencia renal, en la que el aporte de
dicho mineral esté restringido.
También conviene su consumo cuando se emplean diuréticos que eliminan dicho mineral, y en
caso de bulimia debido a los episodios de vómitos autoinducidos que originan grandes pérdidas.

Coco: En los países tropicales el coco se utiliza debido a sus propiedades bactericidas,
antioxidantes, antiparasitarias, hipoglucemiantes, hepatoprotectoras e inmunoestimulantes.
Los beneficios principales de este fruto están en su semilla, la cual, cuando alcanza su
madurez, contiene muchas vitaminas, minerales y oligoelementos, o sea, nutrientes esenciales
para los humanos. A su vez nos aporta calcio, magnesio, fósforo, hierro, sodio, selenio,
yodo, zinc, flúor, manganeso y otros elementos.
El coco es un fruto seco del que se consume su semilla. Es de grandes dimensiones y en
su interior tiene agua o leche. El color interno es blanco y externo, marrón. Es un alimento
utilizado para las dietas antiestrés, de aumento de peso, para la osteoporosis, para la salud
cardiovascular y para evitar la retención de líquidos.

Frambuesa: Esta fruta está compuesta por calcio, hierro, potasio y magnesio. Y contiene
ácido cítrico, flavonoides y folato.
Las propiedades de esta delicia son tan amplias que antes (en la antigua medicina),
se recomendaba tomar una infusión a base de hojas de frambuesa para evitar irregularidades
durante el parto.
Esta fruta es ideal para aquellos que hacen ejercicio, ya que disminuye las inflamaciones
y protege a su vez, los músculos. También para mujeres embarazadas por su alto contido de ácido fólico.
Las frambuesas se recomiendan para tratamientos urinarios por sus propiedades depurativas, y es
excelente para tratar problemas de visión.
Reduce riesgos de enfermedades del corazón, ya que mejora la circulación de la sangre.
Ayuda a frenar el envejecimiento precoz.
Influye en el mejoramiento de la memoria, así que eres olvidadiza esta baya podría salvarte.
Favorece la transmisión del impulso nervioso, gracias al potasio que contiene.
Purifica el intestino, debido a la fibra que posee.
Previene el estreñimiento y es diurética.
Fortalece los huesos y articulaciones, al tener calcio.
Fortalece el sistema inmunológico, gracias a su gran contenido de vitamina C y antioxidantes.
Disminuye el riesgo de padecer enfermedades degenerativas.
Reduce el riesgo de sufrir cáncer y diabetes.

Fresas: Una taza de fresas tiene unas 43 calorías. Además, contienen fibra, que ayuda a
regular los procesos digestivos y a reducir la sensación de hambre.
Las fresas contienen fenoles, un compuesto químico. La antocianina es un tipo de fenol
muy abundante en las fresas y que le proporciona su característico color. Es conocido
también por sus poderosas cualidades como antioxidante natural que mantiene la salud de las células.
Los fenoles ayudan también a luchar contra los procesos inflamatorios del organismo inhibiendo la
producción de la enzima ciclooxigenasa, del mismo modo que lo hacen compuestos
como la aspirina o el ibuprofeno.
Las fresas son una fuente de vitaminas del grupo B, tales como vitamina B6, la niacina,
la riboflavina, el ácido pantoténico y el ácido fólico. También poseen una considerable
cantidad de vitamina C.
El manganeso es un mineral que actúa como un potente antioxidante y antiinflamatorio natural.
Una taza de fresas contiene 21 gramos de manganeso.
Las fresas tienen un alto contenido en magnesio, potasio y vitamina K, que ayudan a
potenciar la salud de los huesos.
El ácido pelágico presente en las fresas mejora la elasticidad de la piel y retrasa la
aparición de los signos del envejecimiento, como las arrugas y la flaccidez, al tiempo
que la biotina contribuye a mantener un cabello y unas uñas sanas.
Una taza de fresas contiene el 136% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C,
lo que las convierte en un poderoso antioxidante que potencia el sistema inmunitario.
Por su bajo contenido calórico y su alto contenido en nitrato, las fresas son un buen
aliado para las dietas de pérdida de peso. Ayudan a reducir el apetito, favorecen la
circulación sanguínea.


Fresones: Se trata de una fruta de temporada con un alto valor nutricional,
bajo en calorías y con un gran aporte de vitaminas y fibra.
Aumenta las defensas, por lo que ayuda al cuerpo a luchar y evitar posibles catarros
y los efectos de la temida astenia primaveral.
Depura el organismo, ayudando a mejorar la digestión y a sentirnos más ligeros en
nuestro día a día gracias a su alto contenido en fibra.
Combate la anemia, con lo que nos sentiremos con más energía.
Mejorar las funciones hepática y renal, gracias a los nutrientes que contiene y,
además, ayuda al tránsito intenstinal.

Kiwi: Su riqueza en ácido fólico confiere al kiwi la propiedad de mejorar o prevenir
anemias y reducir el riesgo cardiovascular. Por su alto contenido en fibra previene
o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y
al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes.

Limón: Su alto contenido en vitaminas lo coloca en la cumbre de los frutos
sanadores por ser un poderoso antibiótico natural, depurativo y bactericida.
Su gran aporte de vitamina C ayuda a reforzar las defensas evitando y ayudando
a combatir multitud de enfermedades, entre las que podemos destacar:
Resfriados y gripes. El alto aporte de vitaminas ayuda al aparato respiratorio
a combatir enfermedades que van desde un simple catarro, ronquera o amigdalitis
hasta pulmonías, gripes o asma. Se pueden combatir con jugo de limón endulzado
con una cucharita de miel.
Anti-viral. No solo es efectivo contra los virus del resfriado y la gripe,
sino también contra gran variedad de intrusos valiéndose del limonoide terpeno,
un componente propio que consumimos en el jugo natural de limón.
Limpieza intestinal. Tomar una taza de agua tibia con el jugo de un limón en
ayunas nos ayudará a activar los intestinos, mejorando su bombeo además de limpiar
y desinfectar todo el tracto intestinal. También esta terapia desintoxica el hígado.
Antitumoral. Tiene componentes anti-cancerígenos que impiden la división de las células
cancerígenas por lo que sería conveniente incluirlo en nuestra dieta diaria como
prevención además de ser un poderoso antioxidante. Consumirlo en jugos o como aliño de ensaladas.
Elimina cálculos en el hígado y vesícula.
Equilibra el pH. Aunque el limón es ácido, tiene un efecto alcalinizante en el organismo
con lo que es muy beneficioso tomarlo sin endulzar para equilibrar los ácidos.
Cerebro y sistema nervioso. En la cascara del limón se encuentra la tengeretina,
un fitonutriente que es eficaz contra trastornos del cerebro y sistema nervioso,
como el Parkinson. Conveniente utilizar la cascara rallada para incorporarla a nuestra dieta.
Trastornos oculares. El Fito nutriente Rutina colabora para mejorar los síntomas de trastornos
oculares como la retinopatía diabética. Consumo en jugo natural o con agua sin azúcar.
Diabetes y alergias. Los limones son ricos en hespe retina que baja el excesivo nivel
de azúcar en sangre y alivia los síntomas de las alergias. Tomar solo el jugo de la fruta.
Heridas. El limón ayuda a cicatrizar todo tipo de heridas, con un gran poder de desinfección.
Se le puede dar uso tanto externo como interno.


Más
6 Octubre 2021
No hay fotos disponibles
Drop a file here to upload.
Unable to load tooltip content.

Patrocinadores Central A

PRELANZAMIENTO MUNDIAL GRATIS CON DERRAME
Regístrate GRATIS y Gana SIN REFERIR